¡Que no nos engañen que nos digan la verdad!

¿Cuantas veces hemos ido a un restaurante y, al pedir un vino de la casa nos traen un auténtico esperpento? Pues más de las que nos pensamos. ¿Y como nos lo intentan colar? Sirviéndolo a una temperatura equiparable a sensación térmica de la estepa siberiana de noche. Las bajas temperaturas, hacen que un vino no muestre todas sus características, lo que en aquellos casos en el que el vino es malo, puede resultar beneficioso para el que nos lo sirve, sin embargo si tenemos un buen vino y lo servimos a una temperatura más baja que la recomendada, nos puede parecer un vino plano, sin matices.

Es por ello, que os traemos esta tabla con las temperaturas de servicio, recomendadas para los distintos tipos de vino.